Un poco de historia y cultura de Liencres, Piélagos y Cantabria

Piélagos es el municipio donde se enmarca el pueblo de Liencres, y un fiel testigo de la huella, que el paso del tiempo, ha dejado impresa en nuestra tierra.  Piélagos es un municipio marinero y rocoso, de mar y montaña; un lugar que eligieron, allá por el Paleolítico, nuestros antepasados más lejanos para vivir entre sus cuevas, valles y montañas. Una zona milenaria llena de yacimientos arqueológicos, entre las que destacan Santián, Covalejos y los Cirrios. En estas cuevas, dignas vecinas de la cueva de Altamira (Santillana del Mar), se han encontrado pinturas, utensilios, restos humanos y animales que atestiguan la rica historia Cantabria.

El tiempo corrió y Piélagos siguió creciendo gracias a su estratégica posición en el norte de España, a su paisaje bello y fértil, a sus hospitalarias gentes y a su deliciosa gastronomía.  Con el paso del tiempo, la ganadería y la pesca perdió fuerza para dar paso al turismo, hasta convertirse en unos de los referentes del turismo en Cantabria. Pocas son las personas que se resisten a sus playas, acantilados y calas; y muchas las que se enamoran de su Costa Quebrada, de su patrimonio cultural (La torre medieval de Velo, el puente del siglo XVII y el palacio de la Conquista Real, entre otros bienes de interés cultural o local) y a su belleza paisajística.

¿Qué comer en Cantabria?

Verdes prados y transparentes aguas fluviales; sus dulces gentes y el salado mar Cantábrico. Así es Cantabria, una tierra de contrastes, y así como es ella, es su gastronomía.

Si te gusta el turismo gastronómico comienza saboreando sus pescados y mariscos: las anchoas de Santoña, los espetos de sardinas del barrio Pesquero de Santander, lubinas, el pastel de cabracho, sus crujientes rabas, almejas a la marinera, sorropotún (guiso a base de bonito), entre otras delicias del mar, o de sus ríos como la trucha o el salmón.  Prueba la intensa carne de la vaca tudanca (autóctona de Cantabria), el cabrito, el cocido montañés y el Lebaniego, la olla ferroviaria y los quesos con denominación de origen. Para finalizar, endulza tu día con un sobao pasiego, unas quesadas o un postre de hojaldre (corbatas de Unquera, pantortillas de Reinosa, polcas de Torrelavega y sacristanes de Liérganes).

Cantabria es un destino espectacular para hacer una ruta gastronómica, ya sea en uno de sus restaurantes de cocina tradicional donde se sigue cocinando a fuego lento, con mucho mimo, como lo hacían las abuelas; o en locales modernos, gastrobares y restaurantes con estrella Michelín.

Restaurantes con Estrellas Michelín en Cantabria

Ferias gastronómicas en Cantabria

No se entiende España, ni Cantabria, sin su cultura, su gastronomía, sus fiestas y tradiciones. De su unión nacen las ferias gastronómicas, una excusa perfecta para hacer turismo por Cantabria.

  • Cada 20 de enero, Reinosa se llena de olor tradición con el concurso de las ollas ferroviarias (un guiso a base de carne y patata) y de confraternización con la fiesta de los borrachos (se sirve vino gratis que mana de la fuente pública). Ambas celebraciones se enmarcan en las fiestas de San Sebastián (fiesta de interés turístico regional) y es una de las mejores fechas para realizar turismo por Cantabria y conocer una de sus más divertidas tradiciones.
  • A principios de mayo, se celebra en Santoña la Feria de la anchoa y la conserva Cántabra. Si deseas degustar y aprender más sobre la anchoa, uno de los emblemas de Santoña y Cantabria, déjate caer por las calles de este fabuloso pueblo Cántabro. Durante un fin de semana se ofrecerán talleres sobre la elaboración artesanal de la anchoa, catas, degustaciones, demostraciones culinarias, visitas guiadas en barco de pesca, charlas y la condecoración a las “Damas de la Anchoa”, para homenajear a las mejores chefs del país.
  • El 16 de agosto, coincidiendo con la festividad de San Roque, se celebra el Día de la Marmita en Laredo. Aunque los últimos años ha sido trasladada al sábado más próximo.  Esta celebración tiene como plato fuerte un concurso de marmita de bonito del cantábrico, uno de los productos más saludables y sabrosos de la gastronomía cántabra. Otras actividades de interés son las cucañas, sardinada al anochecer y verbenas.
  • En Potes, el segundo fin de semana de noviembre se mantiene viva la tradición de destilar el orujo, en la fiesta del orujo (fiesta de Interés Turístico Nacional). Durante el fin de semana se puede degustar el orujo que previamente se ha destilado en público y acompañarlo con productos típicos de la zona como el queso picón, el cocido lebaniego y el borono con manzana. Una fiesta en la que se premia al orujero mayor, se encienden las alquitaras y se disfruta del folclore de Cantabria.

Fiestas y tradiciones de las poblaciones cercanas a Liencres (Piélagos, Cantabria)

Cantabria es una región moderna y dinámica, pero que mantiene muy vivas sus tradiciones, fiestas, folclore y gastronomía tradicional. Cualquier fecha del año es buena para visitar Cantabria y hacer turismo por sus pueblos, parajes naturales y puntos de interés. Pero, si te quieres conocer la Cantabria más tradicional acércate a sus fiestas.

  • El 12 de octubre se celebra la Virgen del Pilar en Liencres, con diversos actos: romería, verbenas, eventos gastronómicos, etc.
  • El segundo domingo de agosto, se celebra el Día de Cantabria o Día de La Montaña (Fiesta de Interés Turístico Nacional) en Cabezón de la Sal.  A primera hora se llama a los vecinos a participar en la fiesta con la tradicional diana, compuestas por bandas, charangas, piteros y gaiteros. Al mediodía El Presidente de Cantabria pronuncia un discurso de afirmación de la identidad cántabra y acto seguido, vecinos vestidos con los trajes típicos de la región izan las banderas de todas las comunidades autónomas de España. Los turistas que se acerquen disfrutarán del folclore cántabro, de la danza y los picayos, pandereteras, rabelistas, piteros, bandas de música, La Feria de Artesanía y Cerámica, mercado de productos típicos, Campeonatos de arrastre vacuno. Para finalizar la fiesta, se procede al tradicional desfile de carrozas y carretas típicas engalanadas, seguidas de la pasa de las vacas tudancas, caballos, perros pastores, cabras, ovejas, campanos y zumbas. La batalla de la hierba, la procesión nocturna de Nuestra Señora de la Virgen del Campo a la luz de las antorchas y bengalas, verbena y fuegos artificiales.
  • El último viernes de agosto, se celebra la Batalla de Flores, la fiesta más popular de Laredo. Esta turística fiesta consiste en un desfile de carrozas fabricadas con flores y pétalos naturales. La noche anterior al evento se llama la noche mágica, en la que cada cuadrilla se afana por terminar la carroza que maravillará y sorprenderá a vecinos, curiosos y turistas que visiten Laredo.
  • Después de Semana Santa, se celebra, en San Vicente de la Barquera, La Folía: una fiesta popular que rememora, con una peregrinación en el mar, la tradición de la llegada de la Virgen de la Barquera hasta el puerto. Se cuenta que la Virgen llegó en barca, pero sin tripulantes, timón ni remos.
  • El Carnaval de Santoña o Carnaval del Norte es un carnaval original, en el que un besugo es acusado y juzgado ante Neptuno en el «Juicio en el Fondo del Mar», por raptar a una sirena. El besugo es absuelto, pero muere de desamor y se celebra en su honor el «Entierro del Besugo».
  • El último fin de semana de agosto y el primero de septiembre, se celebran las Fiestas de Las Guerras Cántabras, en Corrales de Buelna. Para conmemorar la resistencia cántabra ante el Imperio Romano, allá por el siglo I a. C., se celebran desfiles de legiones romanas, discursos de dioses, concursos de cocina cántabra y romana, representación de una boda cántabra y lucha entre guerreros locales e invasores, en una festividad única que se ha convertido en uno de los muchos atractivos turísticos de Cantabria.